Los murciélagos, estrategas de la caza

En la lucha entre depredadores y presas, cada uno desarrolla formas cada vez más sofisticadas de atrapar o escapar del otro. Rachel Page, científica del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y Ximena Bernal, profesora asociada de la Universidad de Purdue, revisan en Functional Ecology cómo los murciélagos usan información privada y social para atacar a sus presas.

“Los murciélagos son un grupo emocionante para estudiar porque han desarrollado diferentes estrategias de caza”, comentó Page.

En esta revisión, analizamos ampliamente a los murciélagos de todo el mundo para investigar los patrones y procesos subyacentes a las adaptaciones sensoriales y cognitivas que los murciélagos han desarrollado para cazar con éxito a sus presas.

Los murciélagos que cazan en espacios abiertos, muy por encima del bosque o sobre el agua, dependen principalmente de sus sistemas de ecolocalización.

Cuando reciben un eco de una presa, a medida que avanzan para cazar, producen señales cada vez más frecuentes, produciendo lo que se conoce como un zumbido de alimentación. Por el contrario, los murciélagos que cazan en espacios más cerrados y abarrotados a menudo no pueden usar la ecolocalización solo para encontrar a sus presas. Los ecos que rebotan en la vegetación son difíciles de distinguir de los ecos de la presa.

Estos murciélagos son muy buenos para escuchar los sonidos emitidos por las presas.

Los murciélagos de Nueva Zelanda, que se pasan hasta el 40% del tiempo cazando en el suelo del bosque, escuchan los movimientos y usan su sentido del olfato para detectar presas en la hojarasca. Los murciélagos vampiros pueden reconocer los sonidos del patrón de respiración de un individuo específico, volviendo a alimentarse de la misma sangre noche tras noche. Los murciélagos de orejas largas que habitan en el desierto escuchan los sonidos que hacen los escorpiones mientras se mueven a en el entorno, y usan estos sonidos para identificar a sus presas.

“La búsqueda de presas requiere mucho tiempo y energía, pero una de las cosas sorprendentes que hacen los murciélagos para minimizar el esfuerzo de búsqueda es espiar a las presas mientras estas se comunican, y también espiar a otros murciélagos para descubrir dónde están atrapando sus presas”, comentó Bernal.

Cuando los machos de rana túngara hacen sus llamados, con la esperanza de atraer una compañera, los murciélagos de labios con flecos los perciben como un llamado a comer. Los saltamontes también emiten llamados para atraer compañeros.

Diferentes especies de murciélagos responden a distintos llamados de saltamontes, dividiendo la comida disponible. Y al igual que las ranas, algunas polillas también forman grupos de machos cantantes para atraer a las hembras, y terminan atrayendo murciélagos al mismo tiempo.

Los murciélagos observan a otros murciélagos mientras cazan, prestando especial atención a los lugares donde estos murciélagos producen zumbidos de alimentación, lo que indica abundantes parches de presas. Los murciélagos tienden a tener habilidades auditivas que coinciden con sus estrategias de caza. Los murciélagos que dependen exclusivamente de la ecolocalización para encontrar comida tienden a emitir llamados de ecolocalización fuertes y de gran alcance y tienen oídos más pequeños, mientras que los murciélagos espigadores tienen orejas grandes, audición de baja frecuencia y producen llamados de ecolocalización más silenciosos.

No importa qué estrategia de caza utilicen o dónde cacen, los murciélagos parecen ser expertos en aprender unos de otros. No solo aprenden de sus propias especies, sino que también aprenden de otras especies de murciélagos.

“Estamos desconcertados al observar los árboles genealógicos de los murciélagos para ver dónde han surgido las distintas estrategias de caza a medida que evolucionan”, comentó Page.

“Si tantas especies de murciélagos tienen audición de baja frecuencia y pueden detectar señales de apareamiento de sus presas, y estas señales son excelentes indicadores de parches de presa de alta densidad, ¿por qué no hay más especies de murciélagos que aprovechen estas señales fuertes y llamativas?”

“A pesar de que los murciélagos son un grupo excelente para aprender sobre las adaptaciones sensoriales de los depredadores, la gran mayoría de los murciélagos están poco estudiados”, comentó Bernal. “Quizás más investigaciones nos ayudarán a comprender cómo evolucionaron sus estrategias de depredación. Estas son las preguntas que impulsarán a las nuevas generaciones de estudiantes a seguir buscando respuestas”.

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, en ciudad de Panamá, Panamá, es una unidad de la Institución Smithsonian. El Instituto promueve la comprensión de la naturaleza tropical y su importancia para el bienestar de la humanidad, capacita estudiantes para llevar a cabo investigaciones en los trópicos, y fomenta la conservación mediante la concienciación pública sobre la belleza e importancia de los ecosistemas tropicales.

Fotos: Merlin Tuttle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: